Omegon Infinity 76/300

Telescopio tipo Newton de 76mm de diámetro y DF=300mm

Un telescopio de aspecto original, perfecto para iniciar a toda la familia en el campo de la Astronomía.Libre de aberraciones cromáticas. Aumentos: 30x.

 Envío en 24-48 horas

Más detalles

59,00€

Características

GotoNo
TipoReflector
MonturaDobson

Más información

Un telescopio que sorprende a pequeños y mayores

Este pequeño telescopio ha sido diseñado con un aspecto sorprendente y atractivo (parece un cohete) a fin de atraer al público más joven de la casa. Sin embargo, este look casi infantil aloja un instrumento de excelentes prestaciones (para su precio)

En efecto, el Infinity 76/300 es, probablemente, el mejor telescopio compacto generalista (astronomía y terrestre) del mercado. 

La divertida carcasa de color esconde a un telescopio newtoniano clásico (y bien construido), cuyo corazón está constituido por un moderno espejo asférico de 76mm de diámetro. Este muy buen espejo forma unas imágenes claras, definidas y bien contrastadas, totalmente libres de aberraciones cromáticas (un defecto muy frustante y desgraciadamente habitual en telescopios de bajo precio). Su generoso diámetro hace que resulte un 130% más luminoso que los habituales telescopios de iniciación de 50mm.

 

Un espejo parabólico de alta calidad

Somos conscientes que probablemente compres el telescopio como regalo infantil, pero vale la pena hacer una referencia técnica. Otros telescopios newtonianos pequeños montan espejos de superficie esférica, que simplemente no consiguen un enfoque tan preciso como el espejo de superficie parabólica del Infinity 76/300. Esta moderna tecnología asférica solo suele aplicarse en telescopios mucho más grandes (y caros).

 

Listo para usar

El telescopio se puede usar prácticamente desde que se saca de su caja. Sólo hay que insertar el ocular y destapar el extremo de entrada de la luz y el usuario puede empezar a ver imágenes.
El telescopio se entrega con un ocular que genera unos apreciables 30 aumentos.

El Infinity 76/300 se coloca sobre una peana de sobremesa que permite apuntarlo con facilidad y moverlo suavemente hacia cualquier punto que se quiera estudiar: desde barcos en el horizonte hasta la Luna en el cenit del cielo (y pájaros, y monumentos, y estrellas dobles...). Pero, dada su ligereza y fácil agarre, incluso puede usarse a mano alzada, en lugar de unos prismáticos, tal como se sujetaban las antiguas cámaras fotográficas de cintura.

 

 

¿Y para un adulto?

Evidentemente, la forma de cohete, el tamaño reducido, el acabado en colores vivos y las pegatinas que incluye para personalizarlo no dejan duda de a quién va dirigido el equipo. Y es estupendo que los niños puedan disfrutar de un telescopio de verdad y que además es tan atractivo.

Pero lo que distingue a este de otros telescopios para niños son las posibilidades que ofrece para los adultos. Es un pequeño telescopio excelente para sentarse en una terraza y hacer una observación relajada del cielo o del entorno.
Es tan ligero y fácil de usar que puede emplearse en lugar de unos prismáticos, y con un excelente nivel de aumento.
Recuerda que los 30 aumentos que ofrece y los 76mm de diámetro de su espejo lo hacen mucho más potente y luminoso que la gran mayoría de prismáticos del mercado (¡a menos que sean enormes!). Y si quieres ver el cielo, no tendrás que sostenerlo por encima de tu cabeza como pasa con los prismáticos, sino con una relajada postura: sentado ante una mesa o sosteniéndo el telescopio sobre las rodillas y mirando a 90º de donde apuntes.

 

Pero ¿qué se puede ver con él?

Con 30x podremos apreciar claramente los mares y cráteres lunares, distinguir las cuatro lunas de Júpiter u observar las fases de Venus.
Con una buena noche, incluso distinguiremos alguna banda nubosa en Júpiter y unos diminutos anillos en Saturno.
Pero no olvidemos objetos menos evidentes, como estrellas dobles (la preciosa Albireo, amarilla y azul) o los objetos de cielo profundo más brillantes, como la Gran Nebulosa de Orión o la Galaxia de Andrómeda.

En fin, que el telescopio ofrece unas prestaciones que nadie espera en un equipo con aspecto de juguete.

 

PRECAUCIONES

Aunque el diseño es robusto y los acabados excelentes, no olvides que el Infinity 76/300 es un telescopio, no un juguete. Así que debe tratarse con un mínimo de cuidado y evitar que pase por las destructivas manos de niños demasiado pequeños. Cada padre conoce a su hijo, y cada uno es un caso diferente, pero por regla general, no entregues el equipo a un menor de 6 años, y si lo haces que sea siempre bajo la supervisión de un adulto.

 

El telescopio ofrece las imágenes en su orientación correcta, de manera que puede emplearse tranquilamente en observaciones terrestres diurnas. Pero recuerda: NUNCA APUNTES EL TELESCOPIO AL SOL. La observación solar queda restringida a equipos específicos, y un intento de mirar al Sol a través de cualquier otro equipo óptico (lupas, prismáticos, catalejos, monoculares, telescopios) acabará con una gravísima herida en el ojo.

 

Características Técnicas:

  • Aumentos: 30x
  • Diámetro del espejo primario: 76mm
  • Longitud focal: 300mm
  • Relación focal: f/4
  • Tipo de espejo montado: parabólico

 

 

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Omegon Infinity 76/300

Omegon Infinity 76/300

Telescopio tipo Newton de 76mm de diámetro y DF=300mm

Un telescopio de aspecto original, perfecto para iniciar a toda la familia en el campo de la Astronomía.Libre de aberraciones cromáticas. Aumentos: 30x.

 Envío en 24-48 horas